Wednesday, August 20, 2014

Does Astrology Teach That Our Fate Is Written In The Stars? Part 1

Does Astrology Teach That Our Fate Is Written In The Stars? Part 1

Do you believe in fate or destiny? Do you believe that some mysterious force governs your life and directs you to do everything you do? Do you believe that astrology teaches that we are fated or destined to experience specific events in our lives? If you do you're not alone. Many believe this to be true.

Yet what exactly is fate?

According to Princeton University's Wordnet, fate is:

• destiny: an event (or a course of events) that will inevitably happen in the future
• Destiny: the ultimate agency that predetermines the course of events (often personified as a woman); "we are helpless in the face of Destiny"
• destined: decreed or designated beforehand; "She was destined to become a great pianist"
[italics and bolding mine]

For years the scientific community – astronomers and psychologists in particular -- have written numerous pieces on such topics as the belief that astrology teaches that our fate is our destiny and that there is no way to alter what is destined.

Additionally, laypersons (those who know little about astrology) and neophyte astrologers have not helped when they, themselves, continue to believe – and teach – that astrology is a system of fated occurrences.

No wonder scientists have retained this misguided belief of astrology and passed it on to the lay-public!

Confusing, isn't it?

However, the fact is, there are many astrologers who have a far more accurate view of what astrology provides than that our fate is written in the stars. One such astrologer is David Cochrane of Avalon College(1) who had this to say about astrology: “…an astrologer can usually detect what energies are influencing a person and give suggestions on how to redirect the energies in a more constructive and fulfilling manner. While a popular image of astrology is that it is fortune telling, actually astrology is more often useful as a tool to help us live more effective and satisfying lives in the present rather than forecasting the future with absolute certainty.”

Does this sound like the definition of ‘fate'? Based on my own studies as well as those of other astrologers, I firmly believe that one of the reasons that astrological predictions are so often fulfilled has nothing to do with fate, but is “Because people rarely develop the consciousness necessary to extricate themselves from the ever-repeating circle of inevitability. To creatively respond to stressful aspects is a rare gift which requires great conscious dynamism, and very few people have the ability to objectively recognize themselves.” ~ Unknown Astrologer

Note, however, that although this astrologer refers to the ‘circle of inevitability,' she is actually referring to the fact that because we choose not to do anything to change or alleviate our circumstances, we will, ‘inevitably,' continue in the same old rut as before.

Astrology also teaches that we should be proactive, take the bull by the proverbial horns and not believe or expect that an event is ‘fated' or directed by some outward source. In order to make anything happen, even astrology teaches that we must put forth the effort necessary to manifest our dreams. This is otherwise known as the theory of cause and effect.

However, there are no guarantees, no absolutes. As I tell my clients, make an effort to first understand yourself and those characteristics and tendencies which make up your nature. Keep in mind that the character traits for any given sign are tendencies rather than absolutes. That is, there is a very strong probability that you exhibit or will exhibit a propensity for a specific trait, whether beneficial or not. Or, put another way, you are just as capable of demonstrating the negative side of a trait as the positive; it is up to you. Regardless, these character traits are not written in stone and can always be improved upon.

Yet, if astrology is not fate, what is it? Is it a science? An art? An aspect of medicine, psychology? Is it real? Is it bogus? Many scientists believe it to be a ‘pseudoscience' with no validity whatsoever(2). Other scientists, such as British astrophysicist and Principal Lecturer in Astronomy, Percy Seymour, author of Astrology, the Evidence of Science, shows why he believes it to be a science. Additionally, French psychologist, Michel Gauquelin, and Swiss psychiatrist, Carl Jung(3) (coiner of the terms ‘synchronicity' and ‘collective unconscious') believe it to be a valid science. In fact, Jung actually calculated horoscopes in order to augment the diagnoses of some of his most difficult-to-diagnose patients, because he claimed that astrology afforded him insights into his patients that he would not otherwise be able to understand. And then there are some astrologers who believe it to be an art, rather than a science.

Why all the fuss over its exact classification? Well, that's a topic for another article, but obviously, we each have our own interpretation and ideas about just what it is. One thing we do know for sure is that, along with astronomy, astrology has been around longer than any of the other sciences, and that whatever it is purported to be, it has been, at times, extremely controversial.

But what can it do for us? How can it help us? And what in the world are those astrologers referring to when they claim that events are fated?

(continued in Part 2)

Wednesday, July 23, 2014

What is Dragon City?

If you are a fan of browser based games then Dragon City is a must try for you. Dragon City is a facebook browser based social game which offers its users a fantastic and irresistible gameplay.
What is Dragon City?
Dragon City is a social game available on Facebook and it was developed by Social Point. The game is based on a gorgeous island where your mission is to breed and feed dragons which will eventually help you in fighting in arena and your opponents.

In game resources
There are basically three types of game resources which include food, gems and gold.
Food: Food is used for feeding dragons. Food can be grown in farms so you will need a lot of farms to feed you dragons.
Gold: This resource is used to buy in game stuff like farms, decorations and other buildings. The supply of food is dependent on gold as you need farms to provide food and gold is needed to build a farm.
Gems: Gems are mostly used to speed up game procedures and in task completion. Gems are important because you can buy gold and therefore food from gems in case of food supplies shortage. So having gems at your disposal will certainly benefit you sooner or later.

Earning resources
There are many ways to earn gems and gold.
In game tasks: Usually there will be small tasks available for you in the game which will bring in small amounts of gems and gold. If you continuously complete these tasks on daily basis then the chances of resource shortage will be minimized. The down side to this procedure is that it requires a lot of hard work and most importantly a lot of hours. If you go with this option then your progress will be annoyingly slow.
Use real money: Another way to get resources is to use real money to buy gems and then use them to buy other resources. This option is quite quick as you can buy gems whenever you want and speed up all the process but it takes real money.
Use Dragon City Hack programs: Last but not the least. The third option you have is most probably the most beneficial for you as it doesn’t require hours of gameplay nor does it require your real money. The procedure involves the downloading of Dragon City Hack tools which are completely free of cost and activating them for unlimited resources.

Why use Dragon City hacks

The reasons for using Dragon City hacks are countless. First of all it will save a lot of your time and precious money. They are safe and secure, require no credit cards, works without cheat engines and provide unlimited resources. It’s not only safe to use but is complete malware free so there are no threats to your computer.

How to download and start Dragon City hacks

The hacks can be downloaded from our facebook page. After downloading just simply enter the number of gems or gold you want and click activate during your game. 

Saturday, June 29, 2013

LIJATE (Literatura Infantojuveniladultaterceraedad) * TEXTOS QUE NO SE PUBLICARÁN (17)

Estos dos cuentos aparecieron en mi “Vidas de artista” que publicó la editorial Libros del Quirquincho en 1992. Uno trata de vestidos, el otro del destino. Al del destino lo ilustró Oscar Rojas; al otro, no.


El auto destinado

Era un automóvil verde destinado a atropellar a un perrito. Este tema del destino es un asunto muy discutido entre las personas. Algunos –inclusive maestros de escuela, grandes profesores, presidentes de países, vigilantes– creen que el destino existe. Otros –vigilantes, presidentes de países, grandes profesores, maestros de escuela– creen que no existe. Por ejemplo: si alguien que camina por la calle tropieza con una baldosa floja y se lastima un pie, algunas personas le dicen: “Era tu destino”, o también: “Te tenía que pasar: estabas destinado a lastimarte”; son los que creen en el destino. Otros le dicen: “Eso te pasó porque no mirás por dónde vas”, o también: “Te lastimaste por tarado”; son los que no creen en el destino. Y hay más: muchos de los que creen en él dicen, incluso, que al destino no se lo puede torcer. ¿Qué dicen ustedes? ¿Qué creen de todo esto?

Me parece que este relato puede dar una respuesta a ese complicado asunto, ya que trata de lo que pasó con un auto, y los autos, créanlo o no, nacen destinados.

Antes de salir de fábrica pasan delante de una computadora y ésta les anuncia el destino: “Vos vas a ser corredor”; “vos vas a dedicarte al transporte escolar”; “vos vas a ser taxi”; “vos vas a ser Coche Presidencial”; "vos vas a tener éxito con las chicas”; “vos vas a pasar todos los fines de semana en un country”; etcétera, etcétera.

Además no es la primera vez en la historia que alguien o algo puede, por lo demás, decir con tanta anticipación el destino de cada uno; para eso están los brujos, verbigracia, o los adivinos, y hace muchos años –mas de tres mil– existían los oráculos, que eran unas estatuas que hablaban y conocían el futuro y al que la gente (que en esa época era preferentemente griega) rendía pleitesía.

Hoy existen las computadoras, que son los oráculos actuales, aunque un poco más modernos.

Pues bien: cuando este automóvil verde pasó frente a la computadora, ésta le dijo:

—Veo un perro en tu ruta; vos estás destinado a atropellar a un perrito.

El automóvil verde se asustó y en seguida se apesadumbró.

—Qué destino tan triste me vino a tocar a mí —dijo, y se puso a llorar hasta que se le pasó.

Lo llevaron a una concesionaria, lo vendieron y finalmente terminó en el garaje de una familia compuesta por un papá, una mamá, un hijo de seis y una hija de ocho. Lo que se dice una familia tipo pero adinerada, pues no cualquiera puede comprar hoy un automóvil cero kilómetro y verde.

La familia estaba loca de alegría con el auto; saltaba de contenta. Pero el auto verde se sentía muy deprimido.

El señor, llamado también “Jefe de familia” o “Dueño de casa”, era una persona a quien le gustaba correr. De manera que siempre metía el acelerador a fondo así fuera por las calles más transitadas.

La esposa, a quien muchas veces se la denomina “La patrona” o “Dueña de casa”, también manejaba y también le gustaba acelerar a fondo, así fuera de noche o de día. Los chicos –a quienes a veces se los designa como “Los purretes” o “Los pibes”─, no manejaban, pero jugaban a hacerlo y soñaban con que algún día ellos también manejarían de verdad y a toda velocidad como sale en las propagandas.

Y esa irresponsabilidad de sus dueños le producía una gran pena al auto verde. “¿Y si se me atraviesa un perrito?”, pensaba, “¿Y si a algún perrito se le ocurre cruzar la calle justo cuando yo vengo a toda rapidez?”

Era para preocuparse.

Pero el “Jefe de familia”, “La patrona” y “Los purretes”, ni se preocupaban –como ocurre con mucha gente– por averiguar si es posible que un auto pueda tener pensamientos de este tipo; peor aún: andaban por calles y caminos acelerando y zigzagueando cada vez con mayor alegría, descuido y temeridad. Por el contrario, las aprensiones del auto verde eran cada vez más intensas y empezó a tener problemas: empezó a pistonear, a quemar aceite, a perder estabilidad en las curvas, a regular mal.

Fue a ver entonces a un mecánico a quien le planteó el caso. El mecánico le dijo:

—Lo que vos tenés es miedo a la aceleración. No te animás a competir. A vos te asusta llegar primero. Tenés miedo de ser importante. Todo ese gran julepe lo disimulás haciendo creer que temés un accidente. Vos preferirías quedarte guardado en el garaje y no salir a la calle nunca. Pero eso no te haría feliz. Animate y vas a ver cómo en seguida dejás de creer en ese destino y se te va el temor de atropellar a un perrito.

─¿Estas seguro?

─Tenés cuatro cilindros, cien caballos de fuerza, música estereofónica… No sos un auto cualquiera. Tenete confianza. Hacete valer.

No quedó convencido el auto verde:

─Música estereofónica… Cuatro cilindros… Cien caballos de fuerza ─se dijo cuando dejó a ese mecánico─. ¿Para qué quiero cien caballos si con eso podría atropellar un perrito? Ojalá tuviera un solo caballo, y no cien. ¡Ojalá fuera caballo y no auto!

“¿Pero y si la computadora de la fábrica se hubiera equivocado?”, se preguntó después.

Fue a consultar a otra, mucho más evolucionada y recién venida no de la China sino nada menos que del Japón. Le dijo (esta computadora mejor):

—Veo un perro en tu ruta, vos estás destinado a atropellar a un perrito.

Lo único que agregó esta computadora más evolucionada fue que el perrito sería de color marrón.

¡Qué desconsolado quedó otra vez el auto verde! Trató entonces de seguir el consejo del mecánico. “Tengo que acelerar —se decía cada vez que sus dueños lo sacaban a circular por calles y avenidas—. Tengo que competir, tengo que ser el primero.”

Sin embargo, cada vez pistoneaba más y quemaba más aceite.

“¿Qué le pasa a esta porquería que no levanta?”, gritaban entonces los dueños mientras mandaban el acelerador a fondo con toda desesperación. “Vamos a tener que venderlo”, gritaban también.

“Quizás mi destino dependa de quien me lleve”, se dijo ilusionado el auto al escuchar a esos dueños.

De manera que cuando lo vendieron a un muchacho que acababa de sacar el registro de conductor, el auto verde se sintió esperanzado, con más alivio. El alivio y la esperanza se le fueron al suelo cuando el muchacho hizo las primeras salidas: estacionó en un lugar prohibido y casi se lo lleva la grúa; rozó a un colectivo que por poco lo aplasta y cruzó con el semáforo rojo en una mañana de plena niebla. “Con éste”, se decía el auto verde, “sí que estoy destinado a que mi destino se cumpla todavía antes y sin remedio.”

Tanto se deprimió el auto verde a partir de aquel segundo dueño que su funcionamiento se hizo insoportable. Hasta que el muchacho lo vendió.

El tercer dueño había sido campeón de motociclismo. De manera que lo que más le gustaba era el vértigo. Y como entendía de mecánica, él mismo hacía todas las reparaciones para que el coche anduviera como seda, sin ningún desperfecto.

“Ahora advierto cuán inexorable es el destino de cada automóvil y cuán inútil es tratar de torcerlo”, se dijo entonces el auto verde.

Y ya no se resistió a la suerte. Sólo que no podía dejar de pensar en ese perrito marrón desconocido al que tarde o temprano iba a atropellar.

Por eso se veía que muchas veces el auto verde lloraba. Por eso se lo veía con un aspecto tan desmejorado siempre.

Hasta que un día el perrito marrón apareció delante del auto verde. Fue en una ruta bastante solitaria, y el perro ─de espaldas al auto─ iba por un puente que servía para cruzar un arroyo. El auto, lanzado a toda velocidad por su dueño, vio el puente y al perrito cuando estarían a unos quinientos metros más adelante. Su conductor, que unos kilómetros antes había prendido la radio para escuchar la música estereofónica que le gustaba, vio el puente, pero no vio –o no le importó ver– al perrito. El auto trató de frenar, trató de empastar las bujías, trató de ahogar el motor, trató de pinchar una rueda. No pudo hacer nada. Y si antes el perrito estaba a unos quinientos metros de distancia, en seguida estuvo a cincuenta, en seguida a veinte, en seguida a dos. Pero el auto verde hizo un esfuerzo extraordinario. Pegó un salto y pasó por encima del perrito sin tocarlo, sin lastimarlo para nada.

—Saltó como un caballo, ¿vio? ─contó un señor que había observado la escena—. Saltó como un caballo cuando tiene que sortear una valla.


Que un auto pegue un salto como si se tratara de un caballo resulta extraño, difícil de creer. Difícil de creer es también el hecho de que al auto no se lo vio más desde aquel día, en ninguna parte.

Ahora, cerca de ese puente, a orillas del arroyo o en los alrededores, siempre aparece en cambio un caballo que se queda a tomar agua y a pastar, seguido muchas tardes de pájaros y perros con quienes corre y juega.

Entre esos perros, hay uno marrón.

Eso no tiene nada de extraño. Cualquiera que vaya al campo, aunque sea a escasos kilómetros de la ciudad, puede ver caballos, pájaros y perros que andan juntos, en los pajonales, en los arroyos; sin golpearse, sin herirse; como amigos. No: no tiene nada de extraño.

Lo único extraño es que ese caballo sea verde.


Vestida de cola

Era una novia que se había casado de blanco con un vestido que tenía una cola de seis metros y medio.

De manera que si hasta un rato antes había tenido novio ahora tenía marido, mientras que el marido, que hasta un rato antes había sido novio, ahora tenía esposa. En menos palabras: ella y él eran —ahora— mujer y marido. Pero la chica decía:

—¡Ay!, estoy tan chocha con este vestido, que no me lo sacaría nunca.

Lo extraño no fue lo que dijo sino lo que hizo; efectivamente: no quiso cambiarse de vestido.

—¿Pero cómo vamos a ir así a nuestra Luna de Miel? —le preguntó el novio que ahora era marido.

—¿Qué pasa? ¿Ya no me querés más? —le preguntó ella.

—Te quiero. Pero sos una exagerada.

—¡Soy exagerada, sí! ¿Tiene algo de malo eso?

Y tal como las mujeres son capaces de hacer cualquier cosa cuando se enamoran de un hombre, un hombre es capaz de hacer cualquier cosa cuando se enamora de una mujer.

—Está bien —dijo él—, vamos.

Pararon un taxi y subieron.

—¿A qué iglesia los llevo? —preguntó el conductor.

—A Constitución, la estación de trenes —contestó la novia que ahora era esposa.

—¿Trabajan en algún teatro? —preguntó el conductor.

—Vamos a Bariloche de Luna de Miel —contestó el novio que ahora era marido.

“Mejor no me meto”, pensó el conductor. Y los llevó hasta la estación Constitución en absoluto silencio.

—¡UNA NOVIA! —gritaron todos los que estaban en la estación cuando vieron lo que vieron.

Y corrieron para observarlos de cerca y para pedirles autógrafos.

—¡Fijate los papelones que me hacés hacer! —dijo el marido.

Pero la chica subió al tren y se encerró en el camarote. El novio también.

Esa noche en el tren, mientras hacían el largo viaje a Bariloche, todos los pasajeros ya sabían de ese par de recién casados y esperaron a que llegara el día para verlos salir del camarote e ir a desayunar con ellos en el coche comedor y así saludarlos y felicitarlos. Efectivamente: a las once y media de la mañana siguiente salieron los dos. Ella, con su vestido de novia.

—¿Qué se van a servir? —preguntó el camarero (era la primera vez que veía a una pasajera vestida de novia).

—Café doble con tostadas y dulce de leche —dijo la chica.

—Cuidado —le dijo el marido mientras desayunaban—, no vayas a ensuciarte el vestido.

Desayunaron con sumo cuidado, sin mancharse nada. Y como se hacían mimos a cada momento, la gente los miraba arrobada. Además decía (la gente):

—¡Qué lindo viajar con recién casados y ella vestida de novia!

Al llegar a Bariloche los periodistas locales, porteños e internacionales estaban aguardándolos; en todo el mundo se había corrido la voz de que una novia, que ya llevaba más de veinticuatro horas de casada, seguía usando su vestido de novia.

—¡Qué suerte —decían los hoteleros y comerciantes de Bariloche—, la ciudad se va a llenar de turistas gracias a estos recién casados!

Así fue: todos querían ver a esa novia.

Un promotor de publicidad, agente de una gran compañía multinacional, propuso al marido:

—¿Por qué no sigue usando usted también el traje de novio? Podríamos anunciar que se visten en la sastrería tal y todos nos llenaríamos de dólares.

Pero la chica lo echó enojadísima:

—¡Jugar con una cosa tan importante como es un vestido de novia! —dijo.

Todas las excursiones que realizaron, visitas a bodegas y escapadas al Casino, las hicieron con ella vestida siempre de novia.

—Hasta a esquiar vino vestida así —dijo un instructor de esquí.

Cuando terminada la Luna de Miel volvieron a Buenos Aires y cada uno tuvo que ir a su trabajo, ella tampoco se quitó ese vestido.

—Dejen sentar a esa novia —decían algunas señoras mayores cuando ella subía al colectivo.

Y así anduvieron por toda la ciudad, meses enteros, en los cines, en las pizzerías, en el Zoológico (porque a ella le encantaba pasear por el Zoológico).

—Decime, exagerada: ¿siempre vas a seguir con ese vestido? —le preguntó el marido meses después—. ¿No querés que te lleve a un desfile de modelos para ver si cambiás de ropa?

—Lo que más me gusta del matrimonio, después del novio, es el vestido de novia —decía la chica.

Hasta que un día le empezó a crecer la panza y a engordar y engordar. Y el vestido de novia a achicarse y achicarse. Y a apretarle la panza. Y a incomodarla.

—¿Ves estas revistas que te traje? ¡Mirá cómo se llaman! —le dijo el esposo.

—“Moda para la futura mamá” —leyó la chica. Y agregó:

—¡Ésa soy yo!

Entonces tiró el vestido de novia y se puso a confeccionar y a comprar ropa para futuras mamás, y a vestirse con ellas.

—¡Es la ropa que más me gusta! —decía la chica.

Y tanto le gustó esa ropa, que quiso seguir usándola aun después que tuvo ese primer hijo y así tuvo, hasta ahora, cinco hijos más, todos recién nacidos.

Claro: el esposo era dueño de un superkiosco y ganaba mucho dinero, por eso podían tener tantos hijos y criarlos como se debe.

En cuanto al vestido de novia que ella creyó haber tirado, el marido lo recogió y guardó. No le dijo nada. Se lo va a mostrar cuando cumplan los veinticinco años de casados.